sábado, 23 de diciembre de 2017

Anime: Más allá de Miyazaki

Satoshi Kon, Millenium actress (2001)
Premio Orient Express - Casa Àsia en el Festival de Sitges 2001
Mejor película de animación en el Fantasia Film Festival 2001

Mamoru Hosoda, Summer wars (2009)
Mejor largometraje de animación en el Festival de Sitges 2009
Mejor película de animación en los premios de la Academia Japonesa 2010



Si Osamu Tezuka es considerado el "dios del manga" en su país de origen, Hayao Mizayaki (a veces llamado el "Walt Disney japonés") ocupa, gracias a sus largometrajes en Estudio Ghibli, un lugar semejante en el imaginario de los aficionados al anime. Sin embargo, una nueva generación de autores ha ampliado en el siglo XXI los límites de la animación, aportando nuevas estéticas, formas narrativas, temas y técnicas.
El Festival de Anime de Navarra (FAN 2018), que se celebra en enero en Pamplona, es el momento idóneo para revisar la obra de tres de los mejores directores del anime contemporáneo.


Satoshi Kon (1963-2010) fue autor de manga antes que director de animación. Tras darse a conocer como colaborador de Katsuhiro Otomo, realizó cuatro largometrajes antes de su muerte; en la tertulia ya hemos visto Tokyo Godfathers (2003) y Paprika (2006).
En el blog de la tertulia cómic podéis encontrar información detallada sobre su carrera. Os recomendamos visitar los enlaces que añadimos, donde se analiza con más detalle su obra, su calidad técnica y la influencia que ha tenido en películas recientes.

Millenium actress es un homenaje al cine, arte que nos permite soñar y actúa como vehículo para la esperanza, a través del que canalizamos nuestros sentimientos y anhelos.
Al mismo tiempo, Kon reflexiona sobre su capacidad para representar la historia y, sobre todo, recorre la evolución del cine japonés. Construida a partir de una constante de su obra -la interrelación e influencia mutua entre realidad y fantasía-, presenta muchos géneros de la tradición cinematográfica, tanto nipona como occidental: el melodrama de época, la ciencia ficción -Japón bajo el terror del monstruo (Ishirô Honda, 1954); 2001: Una odisea del espacio (Stanley Kubrick, 1968), las artes marciales, el drama documental -Fellini 8 1/2 (Federico Fellini, 1963)- y, especialmente, las obras de Akira Kurosawa -por ejemplo, hay referencias explícitas a Los siete samuráis (1954), Trono de sangre (1957), Yojimbo (1961) y Ran (1985)-.
Además, Chiyoko recuerda a dos estrellas del cine japonés: Setsuko Hara (Cuentos de Tokio, 1953) y Hideko Takamine (Cuando una mujer sube la escalera, 1960; La condición humana III: La plegaria del soldado, 1961).



Mamoru Hosoda (1967) se curtió en las series de animación japonesas hasta su salto a la fama internacional con La chica que saltaba a través del tiempo (2006).
Rechazado por Estudio Ghibli al ser demasiado joven, las tres obras que ha dirigido en la última década se han convertido en referencia para analizar la evolución del anime en el siglo XXI (en Xataka y Espinof han repasado exhaustivamente su carrera). Por todo ello, ha sido otro de los autores a los que la crítica se ha empeñado en nombrar como heredero de Miyazaki.
En todo caso, ser justos con su papel en el mundo del anime exige nombrar a la guionista de casi todas sus películas, Satoko Okudera. A buen seguro, gran parte de su éxito se debe a ella.


Summer Wars se estrenó cuando Second Life, el metaverso más exitoso de la época, estaba creciendo de forma acelerada. En aquella época, las universidades, bancos, artistas, medios de comunicación y hasta las administraciones públicas tenían su propio espacio en este universo virtual y parecía que ese era el futuro, que habíamos encontrado la forma en que nos relacionaríamos a través de internet (la cosa cambió poco después...).
La trama, llena de humor y con un ritmo sostenido, se esfuerza por mostrar cómo las experiencias digitales y las reales se integran e influyen mutuamente en el mundo actual. Hosoda y Okudera entremezclan historia japonesa, un retrato de la estructura social del país y una reflexión sobre las relaciones intergeneracionales y el papel protector de la familia. Al mismo tiempo, gustará a los aficionados a la animación japonesa infantil y juvenil (¿alguien ha dicho Digimon?).
Si queréis jugar al Koi koi, el juego de cartas que aparece en la película, aquí tenéis las instrucciones :-) ¡Aún mejor que el mundo de OZ!


Makoto Shinkai (1973) conoce muchas de las tareas asociadas a la industria del anime: además de director, ha sido productor, guionista, animador e incluso (cuando su presupuesto era limitado) actor de voz. Además, ha escrito varios mangas y novelas vinculados a sus películas.
Idolatra a Hayao Miyazaki y cree que no es digno de ser etiquetado como su sucesor; pese a reconocer su influencia, remarca las diferencias de estilo y técnica entre ambos. Con Your name, su película más reciente, ha superado el récord de recaudación establecido por El viaje de Chihiro, el mayor éxito del Estudio Ghibli.
Su obra ha ido ganando protagonismo en el mercado internacional, sobre todo desde los estrenos de 5 centímetros por segundo (2007) y Viaje a Agartha (2011). Your name (2016) le ha colocado, parece que a su pesar, como el principal referente actual del cine de animación japonés.


El jardín de las palabras es un mediometraje que ejemplifica las constantes narrativas y estilísticas de su autor. La narración, en apariencia sencilla, esconde una gran complejidad emocional gracias a la elección de los protagonistas. Ambos comparten cierta soledad y extrañeza ante el entorno y coinciden en un momento de transición: para cruzar la frontera entre dos etapas vitales deberán tomar decisiones que suponen un coste personal quizá elevado.
Para apreciar los valores técnicos de la obra, os recomendamos la reseña aparecida en Ramen para dos, donde se incide en la importancia del color y el sonido a la hora de transmitir eficazmente el significado del relato.

5 comentarios:

  1. Me ha encantado el vídeo sobre la técnica de Satoshi Kon.
    ¡No dejéis de verlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá Millenium actress sea la película más "difícil" de las tres, pero creo que también es la más interesante en cuanto a aportaciones técnicas, referencias e influencia posterior.
      ¡Gracias, Teresa!

      Eliminar
  2. La verdad es que el vídeo de la técnica de Satoshi Kon es muy clarificador. Además, el cortometraje de un minuto que lo cierra llena al espectador de estímulos visuales y sensaciones.

    ResponderEliminar
  3. ¡Me gusta mucho esta entrada! En concreto me gusta que se mire detrás de la trama y del director, que siempre suele ser quien recibe el crédito del film, cuando de hecho guion, animación y diseño sonoro son piezas clave para disfrutar de la animación.

    Comparto con Teresa y Amaya el disfrute por el vídeo de la técnica de montaje de Satoshi Kon. Y el descubrimiento del metaverso ya ha sido la guinda (yo me he quedado en los MMORPGs).

    Y hablando de directores de anime y su equipo, ¿Sabéis qué -más bien a quién- tienen en común Hayao Miyazaki, Satoshi Kon y Makoto Shinkai? :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respuesta: Masashi Ando. Ando ha trabajado tanto de director de animación como desarrollador y creador de personales. Os pego un par de enlaces (castellano e inglés) donde hablan un poco de su trayectoria:

      https://generacionghibli.blogspot.com.es/2015/12/masashi-ando-director-de-animacion-de.html

      https://en.wikipedia.org/wiki/Masashi_Ando

      Eliminar