miércoles, 7 de diciembre de 2022

Interpretar Japón

Peter Carey, Equivocado sobre Japón (Wrong about Japan, 2005)
Igort. Cuadernos japoneses. El vagabundo del manga (Quaderni Giapponesi. Il vagabondo del manga, 2017)
Alain Resnais (guion de Marguerite Duras), Hiroshima, mon amour (1959)
Ten cuidado, saber a medias es a veces peor que la más completa ignorancia.
Equivocado sobre Japón 
Zambullirse en semejante océano de historias requiere método.
No es fácil explorar, conocer, precisa tiempo.
Cuadernos japoneses. El vagabundo del manga 
Uno cree saber, pero no. Nunca.
Hiroshima, mon amour
Pensar Japón implica, desde la segunda mitad del siglo XX, recorrer casi de forma obligatoria algunos caminos: la violencia de Hiroshima, la riqueza de su producción artística, la valoración de la influencia mutua entre Occidente y Oriente.
Las obras que comentamos esta vez llegan hasta esos hitos y van un paso más allá. Hablan sobre la naturaleza y límites del viaje o de cómo el observador-visitante es también interpretado por el objetivo de su curiosidad. Reflexionan acerca de los puntos de contacto entre aspectos aparentemente distantes de la realidad -en especial entre el “Verdadero Japón” y la cultura popular contemporánea, pero también entre adultos y adolescentes, padre e hijo, amantes pasados y actuales-. Nos invitan a reconocer que nuestras valoraciones sobre lo otro - lo extraño están marcadas por las experiencias previas y cómo es difícil establecer la frontera entre universales psicológicos y particularidades culturales.
—Muy japonés —informó Takashi—. Es lo que os mostraré a tu padre y a ti, Charley-san. Esta semana veréis el Japón de verdad. ¿Ha visto fotografías de templos? —me preguntó.
—Una o dos —admití.
—Sí, rocas, grava, bonitas habitaciones japonesas, simplísimo. ¿Casas de madera?
—Sí. Bellísimas.
—Los japoneses de verdad no son así. —Takashi sonrió.
Señalé hacia el váter atómico con el gesto educado de la mano abierta.
—Comprendo —dije—. Más modernos.
Takashi se levantó y echó un vistazo al cuarto de baño.
—No, este es americano.
Equivocado sobre Japón 
Antes de marcharme, la señora Naito me preguntó a qué me dedicaba. Me tomaba por alguien importante. «No soy nadie —le dije—, solo un mangaka». Y le enseñé mis cuadernos de viaje. Había mucho Japón, muchos de los dibujos de las páginas de este libro. Ella sonrió y después, poniéndose seria, dijo: «Es usted más japonés que yo».
Cuadernos japoneses. El vagabundo del manga
Equivocado sobre Japón y El vagabundo del manga son mucho más que un catálogo de obras representativas de la cultura nipona, temas, acontecimientos históricos y personajes clave (por cierto, la mayor parte de los citados han pasado ya por la tertulia).
El primero, en apariencia un desenfadado compendio de anécdotas (el autor reconoce que varias son ficticias, como el personaje de Takashi), se convierte en una aguda mirada, impulsada por la curiosidad, acerca de las ideas previas sobre lo ajeno y los puntos ciegos que tenemos sobre nuestra propia cultura. El segundo es un homenaje del autor, fruto de su amor hacia Japón, que se traslada de la nostalgia por el pasado al interés por el presente, de la mirada hacia dentro a la apertura al exterior. Ambos ensayos son especialmente sugerentes cuando abordan dos temas comunes:
- El viaje. ¿Qué buscamos en él? ¿Encierran más riqueza los encuentros casuales que las actividades planificadas? ¿Acaso no importan más las personas que los lugares? ¿Mirar hacia el pasado es como trasladarse a otro país con claves culturales diferentes, porque entran en juego los mismos procesos de interpretación?
- El arte como realidad con múltiples caras: resultado de las preocupaciones de cada época y, al mismo tiempo, bien generado por intereses comerciales o reflejo de las costumbres, creencias y vida cotidiana. Igort explora su dimensión estética, capaz de transformar la percepción del receptor para guiarlo hacia la trascendencia, y como producto que nos permite comprender las bases del pensamiento de la época.

Todo el mundo pasea, pensativo, por en medio de las fotografías, las reconstrucciones, a falta de otra cosa.
(...)
Siempre puede uno burlarse, pero ¿qué otra cosa puede hacer un turista, sino precisamente eso, llorar?
Hiroshima, mon amour

Hiroshima, mon amour
se centra en aspectos también presentes en las obras anteriores: la influencia del pasado en las interpretaciones del ahora, la (im)posibilidad de aprehender lo que nos es ajeno. Como toda buena obra de arte, nos sugiere múltiples caminos para su interpretación.
Quizá Ella/Nevers personifica a todos los visitantes que creen ver y no han visto («No has visto nada en Hiroshima. Nada». «Lo he visto todo. Todo»). Aclara los límites de la diferencia entre lo que podemos saber y experimentar porque lo hemos vivido directamente y aquello a lo que solo accedemos a través de representaciones.
Quizá Él/Hiroshima no es una persona, sino la ciudad, o el recuerdo del pasado («Igual que tú, yo conozco el olvido». «No, tú no conoces el olvido». «Igual que tú, estoy dotada de memoria. Y conozco el olvido». «No, tú no estás dotada de memoria»).
En cualquier caso, su valor como pieza artística no depende solo de ser considerada una de las obras iniciales de la Nouvelle vague, sino de la estructura fragmentaria de un relato apoyado en la poesía y en encuentros casuales pero inevitables -conviene apuntar que no busca el realismo, sino reflejar la realidad emocional-. Como en el resto de sus películas, Resnais da protagonismo a las conversaciones para hablar sobre la memoria (el trauma, la violencia), el amor (el anhelo de paz) y la muerte. Esta vez, a través de Japón y de Marguerite Duras, que hasta los dieciocho años vivió en Asia -originalmente, el director había elegido a Françoise Sagan para realizar el guion, pero esta no mostró interés en el proyecto-.
Para un análisis más detallado de la película, os recomiendo los publicados en Cinema Esencial, EAM cinema y Cervantes virtual. Y, aunque en francés con subtítulos en inglés, esta fantástica entrevista a Emmanuelle Riva, la actriz protagonista:

miércoles, 19 de octubre de 2022

NOVEDADES OCTUBRE

 

Ficción

Ariyoshi, Sawako. Las damas de Kimoto. Errata Naturae, 2022. JA N ARIYOSHI. Toyono, Hana, Fumio y Hanako. Cuatro generaciones de mujeres y una única constante en sus vidas: el fluir de las aguas de un río que las ha visto nacer, crecer y convertirse en esposas, madres, abuelas… y a las más jóvenes también en mujeres trabajadoras. 

En su viaje hacia el océano, el Ki —corto, vertiginoso y ancho como la mayoría de los ríos nipones— atraviesa un paisaje de montañas y pueblos, presas y arrozales donde imperan las leyes y costumbres del Japón más tradicional. Entre finales del siglo XIX y mediados del XX, casi sesenta años de historia quedan fijados en las delicadas páginas de esta bellísima saga familiar: el fin de la era Meiji, la guerra sino-japonesa, la Segunda Guerra Mundial y su devastadora estela… Grandes acontecimientos que van dejando huella en la vida cotidiana de estas cuatro mujeres, divididas entre la tradición y la modernidad, cuyas historias y decisiones conforman un retrato elegante y certero de la situación de la mujer en Japón. 

Una novela sobre la sabiduría, el amor, el legado, las tragedias y la emancipación, los modelos que queremos perpetuar y los que es necesario abolir. 

 

Machida, Sonoko. Las ballenas de 52 hercios. Hermida, 2022. JA N MACHIDA. Ganadora del último Premio de los Libreros de Japón, esta conmovedora novela cuenta la historia de una joven mujer de la que abusan sus padres durante muchos años, hasta que finalmente sus amigos la ayudan a separarse de su familia, corta todos los lazos y se muda a vivir a un pueblo remoto de pescadores.

La protagonista, Kiko, en su nueva vida se encuentra con un niño de 13 años, que parece incapaz de hablar y al que su madre llama Mushi («bicho») y lo trata como si fuera una carga. Kiko ve en él su propia infancia infeliz…

Para simbolizar el aislamiento de nuestros dos protagonistas, Sonoko Machida se refiere al canto de una ballena en una frecuencia de 52 hercios, demasiado alta para ser escuchada por otras ballenas. Afortunadamente, Kiko puede comunicarse con Itoshi: están en la misma frecuencia, como dos ballenas. Se estrechan los lazos, se consuelan mutuamente y pueden recuperar la fe en la humanidad. 

 

Serizawa, Asako. El legado. Tusquets, 2022. JA N SERIZAWA. La Historia ha dejado una impronta indeleble en la familia que protagoniza esta saga: sus vidas accidentadas recorren más de cien años de la historia de Japón, desde la época colonial hasta la actualidad, pasando por la emigración a Estados Unidos y, sobre todo, la Segunda Guerra Mundial en el frente del Pacífico. Así, mientras un médico retirado debe afrontar las consecuencias morales de sus terribles actos en tiempos de guerra, una mujer revela en una entrevista un asesinato durante la dura Ocupación norteamericana, o un hombre en la edad adulta se entera de que no nació de sus padres japoneses, sino de un recluta coreano esclavizado para construir el búnker de guerra para el emperador nipón. Todos, en mayor o menor medida, se enfrentan a un legado de pérdidas, imperialismo y guerras.

 

 


Yuzuki, Asako. La gula. Temas de Hoy, 2022. JA N YUZUKI. Rika Machida es la única mujer en la redacción de la revista semanal en la que trabaja. Quizá por eso sea la única que consigue contactar con Manako Kajii, una mujer condenada a cadena perpetua por seducir y asesinar a varios hombres con la intención de usar su dinero para costearse talleres de cocina y comidas lujosas. Así comienza una serie de encuentros entre las dos mujeres que pronto transforman el interés inicial de Rika, meramente profesional, en una extraña fascinación hacia la supuesta asesina.

Kajii no encaja en lo que cabría esperar de una «seductora de hombres», pero su arrolladora personalidad y su determinación por satisfacer sus deseos resulta más intrigante para Rika que cualquier otro tema que jamás haya tratado. A medida que ahonda en ella, la magnética personalidad de Kajii rebasa los muros de la prisión y empieza a influir en las decisiones y comportamientos de la periodista.

 

 

No Ficción


Jimenez Maia, Josu. Zuihitsua: idazlumari jarraiki. Dakit, 2022. JA 808.543 JIM. Zuihitsua. Zui, japonieraz, segitzea, jarritzea; hitsu, pintzela, idazluma; zuihitsu (??japonierazko hitz bat da, arinki lotutako paragrafoz eta askotariko ideiez sortutako entsegu edo saiakera, egilearen gertuko kontuez beti ere.

Euskaraz egindako kamishibai, haiku eta haibun izeneko teknika japoniarrak maite edo ezagutu nahi dituenak aurkituko du zerikasirik liburu honetan; euskal artisauek Soetsu Yanagi handiaren hainbat ekarpen ezagutuko dituzte, zerpentsaturik ematen dutenak.

Zuihitsu hitzak idazteko tresnaren nahimen edo gogoa azpimarratzen du, idazlumak, neurri batean bederen, agintea hartuko balu bezala.

 

Rubio, Carlos. Mil años de literatura femenina en Japón. Satori, 2021. JA 821.521 RUB. El origen de la literatura japonesa se oculta en la noche de los tiempos, pero sus primeros eslabones se adivinan en la rica tradición chamanística asociada a las mujeres y tal vez también al protagonismo femenino en la mitología de este pueblo. Logros literarios tan universalmente celebrados como el Genji monogatari, de la dama Murasaki, o El libro de la almohada, de la sorprendentemente moderna Sei Shonagon, en los siglos X y XI no fueron productos aislados, sino eslabones unidos a otros anteriores de una misma y larga cadena que llega hasta nuestros días, en pleno
siglo XXI, y que pudiéramos denominar «el genio literario femenino de Japón».
Mil años de literatura femenina en Japón nos ofrece un pormenorizado recorrido por la literatura japonesa y las autoras que la hicieron posible: desde los siglos nebulosos de la literatura oral hasta las autoras publicadas en español en la primera mitad de 2021. Desde la dama Murasaki a Banana Yoshimoto, un viaje en el tiempo al corazón de la literatura japonesa que palpita con latido de mujer.

 

Manga

 

Arrazola, Amaia.  Totoro y yo. Lunwerg, 2022. JA C ARRAZOLA 2. En Totoro y yo, la ilustradora Amaia Arrazola nos presenta una biografía ilustrada de Hayao Miyazaki, centrada en el universo de Studio Ghibli y en su filmografía, haciendo obligadas paradas en los personajes icónicos de este estudio de animación, en la dirección artística y en la banda sonora de películas que ya se han convertido en obras de culto de la animación. A través de 200 páginas completamente ilustradas, Arrazola analiza la influencia de Studio Ghibli en la cultura japonesa y, por extensión, en la mundial: un estilo cinematográfico pausado y preciosista que ha conquistado a legiones de fans en todo el mundo, inspirando a multitud de artistas y generando un fenómeno mundial que no tiene visos de agotarse.

 

 

Azuma, Kiyohiko. ¡Yotsuba!. Vol. 11. Norma, 2021. JA C AZUMA 2. Una pizza, una cámara de fotos, recoger castañas, comer fideos… para Yotsuba cada día encierra una nueva promesa, y sabe disfrutar al máximo de todo lo que la rodea. ¡Redescubramos con ella nuestro alrededor!

 

 

 

 

 

 

 


Hirako, Waka. My broken Mariko. Milky Way, 2021. JA C HIRAKO 2. Durante una salida de trabajo, la huraña oficinista Shiino se entera de una noticia en un garito de comidas: su amiga Mariko ha muerto. Al conocer la trágica noticia de la súbita desaparición de su amiga, Shiino decide actuar...

Una desgarradora historia que describe los vínculos que unen las almas de dos mujeres...

 

 

 

 

Igort. Kokoro: el sonido oculto de las cosas. Salamandra Graphic, 2022. JA C IGORT 2. Guiado por una curiosidad inagotable, en este reportaje gráfico Igort cuestiona las formas y el significado de la permanencia, así como el cambio en la cultura japonesa contemporánea, que reinventa los espíritus y las deidades tradicionales, las ceremonias y los ritos ancestrales. Todo eso toma ahora nuevas formas en la modernidad: ¿Cómo regresan los monstruos queridos por la tradición en el imaginario post bomba? ¿Qué es el club mordedor, del que el autor es oficialmente el único miembro occidental? ¿Qué buscan las kogal, las jóvenes que se disfrazan de mujeres alienígenas? ¿Y cómo funciona el fenómeno de las citas pagadas?

Kokoro, «corazón» en japonés, lugar de sentimientos y emociones espirituales, explora también el misterio y la sensualidad japoneses. Igort abarca desde los haikus de Basho hasta el cine de Ozu, desde las olas de Hokusai hasta Tsuge y su Hombre sin talento. Esta obra, temáticamente transversal, nos guía cronológicamente por lo sublime hasta llegar a lo ultrapop, para aprender más sobre «la música secreta de las cosas» que yace en la mística japonesa. Es una carta de amor al país nipón, y de una belleza tan abrumadora que consolida a Igort como el maestro indiscutible del reportaje gráfico europeo.


Kishimoto, Masashi. Naruto. Norma, 2012. Vol. 1 a 3. JA C KISHIMOTO 2. En la Villa Oculta de la Hoja, un chaval de lo más problemático que estudia en la escuela de ninjas, Naruto, se dedica a urdir gamberrada tras gamberrada.

El sueño de Naruto es el de llegar un día a heredar el nombre de Hokage, reservado a los grandes héroes y de convertirse en el mejor ninja de todos los tiempos.

¡¿Podrá Naruto llegar a cumplir sus anhelos de grandeza?!

 

 

 

Oima, Yoshitoki. A silent voice. Milky Way, 2015. Vol. 1 a 3. JA C OIMA 2. La diversión y la aventura son el lema de Shôya Ishida, un chico capaz de cualquier cosa con tal de vencer el aburrimiento. Pero su vida cambiará drásticamente tras conocer a Shôko Nishimiya, una chica sorda que ha sido transferida a su escuela.

 

 

 

 

 

 

 


Urasawa, Naoki. Monster. Planeta DeAgostini, 2009-2010. vol. 5 a 9. JA C URASAWA 2. Había una vez un monstruo sin nombre, que se moría por conseguir uno. Así que decidió salir de viaje a ver si encontraba un nombre. "¿Por qué esta extraña historia checa para niños ha descentrado tanto a Johan? ¿Es posible que encontremos en ese libro alguna pista sobre el misterio de su nacimiento? Un misterio oculta otro misterio.

Tenma intenta colarse en Chequia para buscar a la madre de Johan. Un policía fronterizo le descubre, pero logra escapar con la ayuda de Grimmer, un periodista autónomo. Los dos hombres parten sin preguntarse uno a otro qué les ha llevado hasta Chequia. De hecho, Grimmer también está muy interesado en el kinderheim 511 de la Alemania del Este. Ahora la historia pasa a tener lugar en Praga.